Novedades…
En 13 mayo, 2018 | 0 Comentarios

En el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, además de las actividades culturales, el gran escaparate que representa es una oportunidad para negociantes de “renovarse o morir”, como reza la frase célebre, por eso después del vendaval económico del 2009 para algunas empresas y sectores financieros, este año había que dejar la actitud pasiva y transformarse; es grato encontrar año con año editoriales independientes y locales cada vez más fuertes y mejor posicionadas.

Felipe Ponce y Elizabeth Alvarado, directivos de Ediciones Arlequín, dieron la primicia a El Occidental sobre su nueva imagen y ubicación en la zona rosa de la ciudad, en la calle Morelos número 1742 entre Chapultepec y Marsella. Con poco más de 15 años, Arlequín ha madurado y traspasado fronteras al ser de las primeras en traducir autores extranjeros.

El cambio es completo, su logo sufre una transformación radical que retoma el origen del Arlequín, muchas veces confundido con un bufón, pero que no son lo mismo. Sus portadas tendrán nuevo diseño, nueva identidad, que mencionaron es gracias al esfuerzo y al buen equipo conformado por sus colaboradores, por lo que esperan no competir con las grandes librerías; “no hay competencia, es complementar la oferta cultural de la zona, ofrecer y estar más a la mano con nuestros clientes”, mencionó Felipe Ponce.

Para noviembre, durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Ediciones Arlequín, ganadores hace un par de años por el mejor diseño de stand en su categoría, en esta edición la nueva cara de Arlequín seguramente llamará la atención del público y los jueces,

Además, previo a su publicación, Felipe y Elizabeth adelantaron a este diario las novedades que lanzará la casa editorial en próximas semanas como la novela La otra pantalla, de José Luis Gómez Lobo, que habla sobre cómo se formaron las generaciones de las décadas de los setenta y ochenta a través de lo que se veía en la televisión. El libro Cuentos para hacer dormir a una niña punk, de Luis Alberto Bravo, el conjunto de microrrelatos Pasajero en Tránsito, de Rogelio Guedea, y Humor para imbéciles, de Arkadi Avérchenko, autor ruso de principios del siglo XX, de quien se hace la primera versión al español por Editorial Arlequín, gracias a la traducción de Valeria Artemieva y Alfredo Hermosillo; obras que sin duda antojan el paladar de la imaginación del buen lector.

Elsa Arenas, El Occidental, Guadalajara, Jalisco, martes 2 de noviembre de 2010

LEE PARA RESPONDER

  • Más noticias