La novela inconclusa de Bernardino Casablanca
En 13 mayo, 2018 | 0 Comentarios

Truman Capote, quizá todavía cansado después de haber escrito A sangre fría, llega a Sinaloa pero no para intentar resolver un crimen o escribir una novela policiaca, sino a tomar cerveza, comer mariscos y de paso visitar a su amigo Narciso Capistrán, un joven con aspiraciones literarias que conoció en Nueva York.
Sin embargo, en Guasachi, escenario de esta novela, está reciente el asesinato de Bernardino Rentería, dueño del bar Casablanca y personaje estereotipo de estas áridas tierras del norte de México: mujeriego, bebedor y narcotraficante. Más preocupado en ocasiones por encontrar la verdad que por tomar como motivo el asesinato para su obra literaria, Narciso, más personaje que escritor, intenta resolver el crimen, a pesar de la contrariedad de Capote, que le dice irónico: «Hasta te pareces a Dashiell Hammett».
Según César López Cuadras, no es posible hablar de la sociedad sinaloense si no se habla de beisbol, de cerveza y de narcotráfico. Sin estos tres elementos quizá no existiría Guasachi, ni Sinaloa y mucho menos La novela inconclusa de Bernardino Casablanca. Son ellos los que dan vida a los personajes, los que retratan una realidad donde lo que menos importa es quiénes son los asesinos, una realidad de vida y de crímenes.

César López Cuadras (Surutato, Sinaloa, 1951) es autor de La primera vez que vi a Kim Novak (1996), Macho profundo (1999), Cástulo Bojórquez (2001) y La Güera Simental y El pescador y las musas (2004). Esta es la tercera edición de La novela inconclusa de Bernardino Casablanca (1993).

LEE PARA RESPONDER

  • Más noticias