Feria Municipal del Libro de Guadalajara 2010
En 13 mayo, 2018 | 0 Comentarios

Como cada año desde hace 42, la Feria Municipal del Libro de Guadalajara se instaló en los portales del palacete municipal y en la zona peatonal de la calle de Pedro Loza. Aunque los organizadores se ufanan de tener la feria del libro más antigua, no hacen lo propio por ofrecer lo mejor de sus almacenes, ya que se dedican a sacar la bazofia impresa que, dicen, mejor se vende: libritos de autoayuda, opúsculos de leyendas chafas, chistes faltos de gracia, libelos con trucos para bajar de peso, mamotretos de magia negra, blanca, etc. Hay que aclarar que hubo menor presencia de libros pseudoreligiosos y de editoriales esotéricas que en otros años; y que la sección de libros antiguos vino a enriquecer la oferta a los lectores. Aún así, a la feria le falta mucho: (1) cambiar la mentalidad de que es un mercado de saldos y (2) dejar de programar presentaciones de libros —otrora muy necesarias, ahora absolutamente prescindibles— por solitarias y sosas, a las que asisten los directamente implicados, los familiares y dos o tres despistados, y que sólo sirven para la nota del indolente periódico y se convierten en un recorte más para la amarillenta egoteca.

La revista Replicante fue muy solicitada.

A pesar del sofocante calor, los lectores no sólo pasaban la vista sobre los libros sino que los hojeaban con interés.

Los lectores tuvieron la oportunidad de adquirir a buen precio los títulos de nuestro catálogo.

Ofrecimos una selección del catálogo de Editorial Aldus.

Los libros de texto de Arlequín.

 

LEE PARA RESPONDER

  • Más noticias